29 de abril de 2016

(Re)produciendo el "modelo"

"Los mercados se anticipan a las cosas." - Alfredo Thorne

"Capital is highly incentivized to detach itself from the political eventualities of any specific ethno-geographical locality, and — by its very nature — it increasingly commands impressive resources with which to ‘liberate’ itself, or ‘deterritorialize’." - Nick Land





Lunes 6 de junio del 2011. Día siguiente a la elección de Humala como presidente. La Bolsa de Valores de Lima registró la peor caída de su historia. La amenaza al "modelo" pasó a ser una realidad, o al menos eso era lo que decían los medios de derecha limeños. Finalmente, todos sabemos como terminó esto.

¿Realmente Humala tenía otra opción? ¿O es que realmente no hay alternativa? Inicialmente la respuesta parece ser no. Tanto el aparato burocrático de la entidad estatal más fuerte del país como las fuerzas del capital globalizado (ver el caso de SYRIZA en Grecia) parecen ser demasiado poderosos como para ser desafiados y tratar de modificar el “modelo” en el país.

¿Por qué regresar al 2011? Me parece que es a partir de las elecciones del 2011 que el discurso sobre el “modelo” toma mayor consistencia por dos razones. Primero, el Perú se encontraba en pleno boom de commodities y su economía crecía a un ritmo acelerado. Segundo, a diferencia de las elecciones del 2006, en las que ganó quien era más afín al “modelo” (Alan García como el “cambio responsable”), en el 2011 ganó el candidato, en teoría, opuesto al "modelo". No obstante, a pesar de su derrota en las elecciones, el “modelo” gana afuera de las urnas. Esta muestra de poder y la demostración de lo que el “modelo” podía lograr, terminaron por consolidar el discurso del “modelo”.

Sin embargo, ¿qué es el “modelo”? ¿Qué es esta entidad tan poderosa y referida? En Anticadidatos describo al “modelo” como un significante vacío o flotante. Si bien el “modelo” se refiere a las políticas neoliberales que ha seguido el país durante las últimas décadas, debido a que es utilizado vagamente en el debate mediático, este termina significando varias cosas y ninguna a la vez, lo cual permite que se utilice para justificar o explicar distintas acciones.

Esto se nota claramente en las recientes columnas y espacios de opinión de los medios de derecha, los cuales se han esforzado en tratar de demostrar cómo es que la mayoría de los peruanos ha votado a favor del “modelo”, algo que considero equivocado (ver post anterior) y que las mismas cifras de las encuestadoras se encargan de refutar (según Ipsos, solo el 42% de los que votaron por PPK lo hicieron por un motivo explícitamente ligado a la economía y 89% quiere un cambio en el "modelo" entre moderado y radical).

Entonces, ¿el "modelo" solo existe en el discurso de los medios de derecha? ¿Solo existe como un set de reglas que tienen que seguir los tecnócratas del MEF? ¿Qué hay acerca de la caída de la bolsa cuando ganó Humala? ¿Acaso eso no es algo real con consecuencias concretas? Si, el “modelo” es algo real pero su realidad solo es posible gracias a la actualización del discurso sobre el “modelo”. Si nos detenemos en este nivel ideológico-discursivo, podría considerarse al “modelo” como una hiperstición.

Nick Land define a una hiperstición como una “profecía autocumplida”. A diferencia de una superstición, que solo es una creencia falsa, una hiperstición “por su propia existencia como idea, funciona causalmente para hacerse realidad a si misma”. Para Land, la economía capitalista es altamente sensible a la hiperstición porque la confianza actúa para que algo sea efectivo, y lo efectivo actúa para que exista confianza. En palabras de Land “[el capitalismo] convierte la mundana ‘especulación’ económica en una fuerza global e histórica efectiva.”

No obstante, ¿qué existe más allá del nivel ideológico-discursivo? El mismo Land afirma que una hiperstición se encuentra en equilibrio “entre la ficción y la tecnología”. Si tomamos a la tecnología como los medios materiales mediante los cuales la idea del "modelo" se realiza, entonces el “modelo” empieza a parecer algo mucho más concreto. Esto nos obliga a considerar la propiedad y el control sobre el acceso a la infraestructura de los medios de producción, de comunicación y bienes financieros. Es en esta compleja red de actores en la cual el “modelo” es (re)producido.

Una vez que consideramos esta dimensión material y la imbricación de distintos medios materiales en la producción del "modelo", resulta lógico que ocurran situaciones como la caída de la bolsa en el 2011. El sector de propietarios considera que una opción política no favorece sus intereses, los medios de comunicación (propiedad de grupos de este mismo sector) producen mensajes sobre cómo esta opción política no produce confianza. Si esta opción gana, este sector de propietarios toma acciones que materializan esa desconfianza (p.e. venta de acciones, reducción de personal, detención de inversiones) que afectan la economía. Luego, los medios de comunicación, culpan a la opción política de la situación económica por no producir suficiente confianza, por lo que, finalmente, la opción política se encuentra en la disyuntiva de tomar acciones (p.e. asegurar la permanencia de cuadros tecnocráticos) que inspiren confianza (y así mantener el “modelo”) o enfrentarse a un sector que actúa generando desconfianza. Este escenario no es necesariamente coordinado ni planificado, sino producido por la secuencia de sucesos ocasionados por las acciones tomadas por mismo el sector de propietarios. Como explica Wolfgang Streeck al hablar sobre la situación post-crisis en Europa: "En lugar de concentrarse en números específicos, las discusiones comenzaron a concentrarse en intangibles como la capacidad de confiar en las políticas de un país y en la confianza que estas inspiran en la psicología de los propietarios de bienes financieros."

No obstante, a pesar de ser parte de la red semio-material que (re)produce el "modelo", los medios de comunicación, especialmente los comentaristas, reifican el "modelo", como si fuera algo externo a ellos, algo que ellos no contribuyen a (re)producir, y que existe únicamente como un set de reglas a seguir, o peor, como un “espíritu de la época” al cual se le atribuyen múltiples significados (y que es cuando termina funcionando como significante vacío o flotante). Al hablar sobre la performatividad en la economía no estoy diciendo nada nuevo, sin embargo, creo que es necesario identificar los mecanismos mediante los cuales el discurso se actualiza para dar un paso más allá de sobre lo malo o moralmente reprobable del "modelo".

12 de abril de 2016

Otro post de alguien analizando algo utilizando a Žižek

El nombre original de este post iba a ser "Otro post de alguien analizando algo utilizando algunas cosas que ha dicho Žižek hace algunos años para cosas distintas en contextos diferentes" pero era demasiado largo.


Para quienes han leído algo de Žižek es conocida la tesis "every rise of fascism bears witness to a failed revolution", atribuida a Walter Benjamin. Žižek suele utilizar esta frase para explicar cómo es que el surgimiento de regímenes o movimientos agresivamente conservadores tienen origen en un contexto de insatisfacción con la situación imperante, un contexto que tiene un potencial revolucionario pero que la izquierda no logra movilizar para intentar ganar y cambiar la situación.
En el actual proceso electoral, en el cual la izquierda no ha podido capturar suficientes votos en un contexto de insatisfacción con el "modelo", es claro que el fujimorismo está capitalizando esta insatisfacción, prometiendo un cambio ("representamos a esa voz de peruanos que vienen reclamando la presencia del Estado"). Esto queda aún más claro si es que se observan las regiones en las cuales Gana Perú ganó en el 2011 y se compara con las regiones en las cuales acaba de ganar el fujimorismo: el fujimorismo gana en 8 regiones en donde previamente había ganado Gana Perú. Además, si se observa a las regiones en las que ganó el FA, en 6 de las 7 el segundo lugar es del fujimorismo, e incluso en Cajamarca supera al FA al ocupar el segundo lugar detrás de Democracia Directa. La lectura es que quien le roba parte del voto pro-cambio a la izquierda no es otro sino el mismo fujimorismo. A diferencia de algunos comentaristas mediáticos neoliberales, me resulta claro que este no es un voto pro-libre mercado ("pro-modelo"), sino un voto pro-Estado.
No obstante, el cambio prometido por el fujimorismo viene con un truco. Como es conocido, el actual "modelo" es un legado del fujimorismo y la Constitución del 93, un legado que la misma Keiko Fujimori ha defendido en el debate presidencial. Entonces, ¿cómo es posible que la agrupación que instauró el "modelo" capte votos de gente que quiere cambiar el "modelo"? Creo que la clave está la noción de falsa actividad que utiliza Žižek para describir la estrategia del neurótico obsesivo que hace actividades para prevenir que el evento real suceda. El discurso del fujimorismo sobre la educación y, especialmente, la seguridad (ver de 3:10 a 4:42) desplaza la atención sobre un cambio real en el "modelo", un cambio en la situación imperante, que una agrupación de izquierda hubiera intentando realizar. Es así como el fujimorismo puede hablar de crecimiento económico en el marco de la Constitución del 93 sin asociarse tanto al "modelo".
Finalmente, el escenario de segunda vuelta no es prometedor para los liberales que optaron por PPK en primera vuelta. Žižek suele decir que solo una izquierda radical puede salvar a Europa, en relación al surgimiento de una ultraderecha populista y el dominio de una tecnocracia déspota en Europa. De acuerdo a él, solo una posición de izquierda puede canalizar el suficiente respaldo popular como para salvar a las libertades de estas dos amenazas. En un escenario como el nuestro, en el cuál la izquierda está fuera de competencia, ¿le alcanzarán los votos a los liberales para derrotar a la derecha popular, especialmente luego de distanciarse, no solo de los políticos, sino de los propios votantes que buscan un cambio? Si tuviera que apostar, diría que no.



Edición 13/4/16: En la versión original del artículo mencioné que el fujimorismo había obtenido el segundo lugar en 5 de las 7 regiones en las que ganó el FA basándome en el conteo rápido de Ipsos. No obstante, de acuerdo a los resultados de la ONPE, son aún más, 6 de 7, debido a que el fujimorismo superó a Democracia Directa en Puno.