5 de febrero de 2013

La revocatoria: mis dos centavos



Hace un par de semanas se me ocurrió escribir un post acerca de la revocatoria básicamente por dos motivos: primero, para tratar de racionalizar mi voto y, segundo, para hacer una catarsis de todas las cosas que vengo viendo en la campaña. Antes de seguir con el post quiero dejar en claro que yo voy a votar por el No, sin embargo, gran parte de la gente que está con el No me parece que no tiene idea de lo que están haciendo.

La cuestión de Marco Tulio


Ancient Aliens Marco Tulio

Más o menos hasta mediados de octubre el señor Marco Tulio Gutierrez era un poco menos que un payaso en los medios. Todo el mundo se burlaba de sus galletas, de que veia CSI, de su chapa "Marco Turbio", etc. Nadie lo tomaba realmente en serio (valgan verdades, yo tampoco lo hacía, de hecho "Marco Turbio" me parece de las mejores chapas de la escena política). Todo era muy gracioso hasta el 25 de octubre, día en que la Reniec aprobó el paquete de firmas para la revocatoria. En ese momento, y en las semanas siguientes pasó algo curioso, Marco Tulio pasó a ser un bufón a ser la encarnación de todos los males habidos y por haber. A partir de ese momento, todos los esfuerzos de los seguidores de Susy se concentraron en demonizar al ahora popular Marco Tulio: que si es homofóbico, que si es racista, que si es mafioso, etc. 
A continuación quisiera establecer una analogía: creo Marco Tulio es como un zángano (no pun intended). El único propósito de un zágano es fertilizar a la abeja reina, luego muere. De esta misma manera, creo que el único propósito realmente importante de Marco Tulio era sacar adelante el proceso de la revocatoria, una vez que logró esto, él ya no es importante, es un cadáver en la contienda política. ¿Cuánto poder de convocatoria tiene realmente Marco Tulio? ¿20 personas? Ya, póngale 25 si reparte sanguchitos. Sin embargo, por algún motivo que no comprendo (bueno, si lo comprendo pero me parece que no tiene sentido), los incondicionales seguidores de Susy lo siguen atacando furiosamente. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

¡Susykausas al rescate!

This is what Susykausas actually believe

Los seguidores de Susy (a los cuales de ahora en adelante llamaré Susykausas), no contentos con demonizar a Marco Tulio, empezaron a demonizar a la misma opción opositora. Si alguien apoyaba el Si automáticamente tiene que tragarse todo un sermón politicamente correctón: "¿apoyas la homofobia? ¿apoyas el racismo? ¿apoyas el aprofujimorismo? ¿matas focas bebes? ¿envenenas pozos de agua?" Quiero aclarar algo: no es que la homofobia, el racismo, la desigualdad, etc. me parezcan problemas menores. Son problemas sin duda importantes; sin embargo, esta no es una campaña por derechos de algún grupo minoritario, esta es una campaña sobre la continuidad de una autoridad municipal. Lo siento amigos progres, pero es la verdad.
Otro argumento del Susykausismo es la lucha contra la corrupción. Creo que a nadie le queda dudas que detrás de la revocatoria existen intereses de personajes de dudosa reputación (i.e. Castañeda), es más remitámonos a las cifras. Según la encuesta de Apoyo de enero el 76% de los limeños cree que Castañeda apoya la Revocatoria, lo cual supera largamente el 32% que votaría por el No (es decir, hay gente que va a votar por el Si sabiendo que Castañeda está detrás). Por otro lado, según la encuesta de enero de GFK: solo el 11% de los que van a votar por el Si creen que Susy es corrupta. Sin embargo, a pesar de todo esto, las cifras por el Si siguen siendo altas (59% en Apoyo y 60% en GFK), entonces, creo debemos preguntarnos ¿vale la pena plantear esta campaña en términos de honestidad vs corrupción? Yo creo que no. Denunciar que Castañeda tiene turbios entripados no hará que la gente deje de sentir que debe castigar a Susy por su falta de eficiencia en la gestión (desarrollaré esto más adelante). Decir que Castañeda, Marco Tulio, Alan (¿?), etc. son corruptos y que están detrás de la revocatoria es como repetir el chiste: "Miren a esa mujer, qué vergüenza, ¡debajo de su ropa está totalmente desnuda!".
Otro punto que me parece que deberían dejar de hacer los Susykausas es dejar de ocuparse de los extremos. Como sabemos, hay gente ultraconservadora y "neofascista" (¿?), que apoya el Si, sin embargo, y acá va la pregunta del millón para los Susykausas, ¿ustedes realmente creen que el 60% de los limeños se identifica con esos sectores? ¿Con gente que dice "OMG SI SIGUE SUSY VIENE EL APOCALIPSIS GAYCOMUNISTA"? Si creen que si, pues nada, sigan en su fábula de "liberales contra el totalitarismo". Esto va de la mano con el primer punto tratado en esta sección: los Susykausas luchan contra un fantasma "corruptoraprofujimoristahomofobicoracista" e inmediatamente hacen la asociación entre este fantasma y el Si. Creo que la frase: "*personaje a favor del Sí* es homofóbico y racista ¿ese es tu líder?" resume el ideario Susykausa (y la he leido demasiadas veces como para ser un caso aislado).
La campaña necesita más solidaridad y menos dicotomización. Me explico: convencer a la gente del Si diciéndoles "oigan ustedes se están resistiendo a ser ordenados, están de lado de los mafiosos intolerantes" es un poco diícil. No solo se está dejando de lado el punto central de descontento (que es que Susy no está tratando temas importantes como el transporte o la seguridad), sino que de arranque se está lanzando un mensaje que los agrede. La gente que apoya el No debe solidarizarse con quienes sienten que la gestión de Susy no les ha llegado, unirse a sus exigencias y reclamar que se resalte más esos temas. 

Los rostros de la despolitización

¡No al cáncer de mama! Oh wait...

En su más reciente acción, el marketero político Luis Favre, no tuvo mejor idea que hacer una campaña gráfica con carteles de artistas diciendole No a cuestiones aleatoriasEsto es como la estrategia Susykausa pero en esteroides. Pero más allá de estos letreros, creo que esto no es más que un síntoma de como es que se ha estado tratando todo este asunto de la revocatoria. ¿Cuántas veces hemos escuchado "hay un problema de comunicación" o "ay, es que Susy no sabe marketearse"? ¿Realmente es un problema de comunicación y marketing? Yo creo que no, que va más allá de eso, es un tema de convicciones y conciencias.
Uno puede comunicar todo lo que quiera pero si las acciones no generan una identificación con el ciudadano todo es en vano. Ojo, aquí no hablo de hacer clientelismo, no hablo de repartir fideos, aquí me refiero a atender las necesidades del ciudadano, hacer y demostrar que uno está realmente comprometido con lo que le preocupa al ciudadano y eso no se logra solo con comunicación. La comunicación puede ayudar a difundir ciertas actitudes pero la identificacion se logra con acciones.

Never forget

No digo que Susy se ponga se vista se ponga a ordenar el tráfico en alguna avenida o que se presida reuniones del Comité de Seguridad Ciudadana vestida de serenazgo, pero si creo que pudo haber actuado mejor en situaciones como La Parada. Cabe resaltar que a pesar de lo mal que actúo Susy en La Parada su aprobación subió 7 puntos, según GFK, desde finales de octubre (justo en la intervención en La Parada) a diciembre. Tal vez ese era el camino, más acciones que demuestren un real compromiso con la lucha por el ordenamiento de la ciudad.
En todo caso ¿cómo se puede lograr esta identificación a falta de 1 mes y medio? Creo que se debería optar por resaltar cosas concretas que haya hecho. Ahora no faltara quien diga "OYE PERO LA GESTIÓN NO ES SOLO CEMENTO YO VOY A TODOS LOS FESTIVALES CULTURALES CON LA SARITA". Ok, todo bien con los festivales culturales pero no a todos les interesa los festivales culturales, de hecho yo diría que son una minoría. Anda hablale de festivales culturales al 44% (GFK) de gente que va votar por el Si y que cree que Susy no está haciendo nada por la seguridad ciudadana.
Probablemente tampoco faltará quien diga "PFFF CREES QUE LLENAR DE CEMENTO LA CIUDAD ES HACER POLITICA". Perdón, pero ¿qué cosa más política que preocuparse por mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos? Las condiciones de vida también incluye centros de atención médica, puestos de serenazgo, escaleras para subir una ladera, lozas deportivas, mejores avenidas, etc. No digo que Susy no haya hecho estas cosas pero la campaña esta lamentablemente yendo por otro lado. ¿Qué tal si en lugar de poner artistas diciéndole no a la desigualdad, a la "desunión" (¿?) ponían a un taxista anónimo diciendo "yo le digo NO al tráfico" o a una serñora anónima diciendo "yo le digo NO a la inseguridad"? Algo así:

Esta propuesta fue hecha solo para fines didácticos. 
Yo no he tomado la foto del cartel ni de la señora.

Susy vs. Susy



La campaña no solo se ha encargado de convertir a la revocatoria en la lucha entre los buenos y los "corruptoraprofujimoristahomofobicoracistas", sino que también  ha convertido en la caza de políticos más grande desde el 2011. De pronto, la campaña ya no se trataba sobre si Susy era eficiente o no, sino sobre si Marco Tulio/Castañeda/Alan/Ctuhulu son la encarnación del Mal. La estrategia de quienes apoyan el Si vs quienes apoyan el No es lo más risible desde PPK bailando en la campaña del 2011. Para ponerlo fácil, es una estrategia usada por Correo.
Lo cierto es que a la hora de la votación, nadie verá en la cédula la cara de Marco Tulio, Castañeda o Alan. Solo verá el nombre de Susy y los regidores acompañado de un Si y un No. Si la naturaleza del proceso electoral no es Susy vs *otro político* ¿por qué plantearlo en estos términos? ¿No tendría más sentido plantearlo como Susy vs Susy? Por ejemplo, Susy diciendo "ok, la fregué un par de veces, me disculpo por ello pero no es que no haya hecho nada: *enumera las cosas que ha hecho*". El extremo de esta forzada campaña fue el infame caso de las 1200 escaleras: en su afán por enfrentar a Susy con Castañeda los Susykausas empezaron a repetir como loros que Susy había hecho 1200 escaleras, cuando en realidad solo había hecho 176 escaleras (incluso la página de Facebook de la  MML dice 176 escaleras, no 1200). Es cierto que esas 1200 escaleras salieron de la propia Susy (aparentemente por un mal asesor), sin embargo, también es cierto que la estrategia de enfrentar a Susy con Castañeda hace que estos errores se magnifiquen.
El problema con la campaña a favor de Susy (uno de los tantos) es que ha sido emprendida, en su mayoría, por periodistas dedicados a cubrir escandaletes políticos. No dudo de su buena intención por ayudar a Susy. Lo que si cuestiono es su capacidad de establecer una estrategia efectiva para una campaña que no es el típico enfrentamiento entre dos o más políticos, donde los escandaletes si pueden funcionar mejor.
Ejes como la lucha contra la corrupción o ponerse en el papel de martir de la honestidad tal vez le hayan funcionado a Favre en campañas anteriores ("Honestidad hace la diferencia" de Humala en el 2011), pero también hay que recordar que en esa ocasión Humala se enfrentaba a uno de los grupos políticos más corruptos de la historia nacional. En esta ocasión las opciones son más difusas, no es Susy vs un candidato corrupto, es Susy vs ella misma. En todo caso, lo que si se podria rescatar de esa campaña es el uso de uso de rostros anonimos para expresar necesidades concretas.

¿Qué pasó Favre? Antes eras chévere

¿Por qué voy a votar por el no?

Antes de decir porque voy a votar por el No, primero quisiera elaborar una hipótesis sobre porque la gente va a votar por el Sí (más allá de los motivos que expresen en las encuestas, sé que es poco serio pero bueh). Imaginense escuchar a diario, mañana, tarde y noche que los políticos en el Perú son malos. Todos los días, todas los meses, todos los años. Ahora imaginen no poder hacer nada al respecto, sino esperar 5 o 4 años hasta que se acabe el periodo (sobretodo en Lima, donde las revocatorias son menos comunes). Bueno, probablemente no tengan que imaginar nada porque todo esto realmente ocurre. El argumento de "no la revoquen porque Lima se detendrá" creo que ya se agotó y que poco o nada le importa a la gente que aún está por el Sí. Probablemente no les importe si Lima "para" si ya de por si sienten que no está avanzando. Más les importa "castigar" con su voto a alguien que sienten como ineficiente, que no ha cumplido con sus expectativas, algo que probablemente hubieran hecho de todas maneras si es que Susy se lanzaba a la reelección el 2014. Digamos que es un voto por convicción.
Para justificar mi voto por el No me gustaría regresar a la frase que se le acredita a Walter Benjamin: "every fascism is an index of a failed revolution". No creo que la elección de Susy haya sido el inicio de un camino hacia una nueva izquierda ni mucho menos, ni que si falla su gobierno (i.e. la revocan), venga un apocalipsis  "corruptoraprofujimoristahomofobicoracista". Lo que si creo es que era la oportunidad de ver una gestión honesta y que si es que es revocada probablemente llegue el típico político "robo pero hizo obra". Sin embargo, como, como ya he dicho antes, esto no es una competencia entre de honestidad entre Susy y Castañeda, y el hecho de que yo o algunos otros piensen de esta manera no significa que el resto piense igual, métanse bien eso en la cabeza. Plantear una campaña solo a partir de lo yo y mis amigos creemos importante sin mirar lo que realmente le preocupa al resto revela una miopía política increible (y esto es peor si es que se combina con toda una maquinaria mediática magnificando errores y no tocando ningún punto positivo de la gestión).
Un último mensaje para los Susykausas (si es que alguno está leyendo esto): si es que Susy pierde la elección, por favor, no salgan a decir "OH DIOS MIO QUE CIUDAD DE MIERDA" o "ME VOY A MUDAR DE LIMA". Eso solo los pondría al nivel de un PPKausa en su primera elección.

tl;dr
- Susykausa, wat r u doin. Susykausa, STAHP
- Enfocar la campaña en problemas que le importen a la gente, por ejemplo, seguridad y transporte (ver encuestas de GFK y Apoyo)